…es como me encontraba apenas hace unos cinco minutos pues pasé horas modificando un desarrollo que me tomó meses perfeccionar y cuando reinicio el servicio resulta que lo maté.

Leí las instrucciones completas antes de regresarme y hacerlo paso a paso; se veía como que tenía que funcionar. Aprendí a romper certificados de seguridad en línea de comando y todo iba bien. Obvio no hice una copia del archivo que estaba modificando; que no es un sólo archivo per se sino una base de datos encriptada de llaves de encripción.

Hice un respaldo de todo el desarollo antes de empezar, pero, como corre en un servidor, los puertos ya están apartados y es virtualmente imposible cambiar los puertos sin que primero estén disponibles para informarles del cambio.

Ya estaba a punto de volver a comenzar desde cero y rezar porque el respaldo estuviese bien cuando recuerdo... "esto es una Mac. Sí, es un servidor pero no deja de ser Mac en el fondo."

De pura casualidad entré a Time Machine que honestamente ni recuerdo haberlo activado y ahí estaba la copia del archivo de hace unas horas, antes de que lo echase a perder.

Estos días no estoy tan enamorado de Apple como lo estaba antes pero son estos detalles los que te hacen pagar 15 veces más por lo mismo.